Si sos kirchnerista pero estás de acuerdo en la protesta contra la megaminería contaminante, podés ayudar a tu gobierno pegándote vos mismo.

PARA LEER TODAS LAS NOTICIAS SOCIOAMBIENTALES

viernes, 28 de noviembre de 2008

LA DICTADURA MINERAL


Los ‘juegos del consenso’ en tiempos de Dictadura Mineral.
Breve crónica del escrache al Consejo Consultivo Minero.


Advertidos por los Vecinos Autoconvocados por la Vida de Andalgalá, nos enteramos de una reunión del Consejo Consultivo Minero, preparada en el más completo sigilo y con el hermetismo característico de las actividades mafiosas. El tema a considerar en dicha reunión sería nada menos que la evaluación del estudio de impacto ambiental del proyecto de explotación de Agua Rica, el emprendimiento minero más polémico y de más graves consecuencias ambientales que se cierne como amenaza existencial sobre la población de Andalgalá y los pueblos aledaños.

Muy a pesar de las intenciones de las autoridades mineras de la provincia, compañeros de nuestra Asamblea Socioambiental Catamarca fuimos a inscribirnos y a solicitar formalmente participar de dichas sesiones. La primera respuesta obtenida de parte del director provincial de minería, Ing. Molina, fue la asombrada pregunta: “Y ustedes, cómo se enteraron?”. Luego de lo cual, debió admitir que no nos sería permitido ingresar: se trataba de “una reunión a puertas cerradas” y, como lo comprobamos esa misma tarde, con una férrea custodia policial, como ya es un habitual en el ‘decorado’ de los escenarios mineros, no se nos permitió ingresar bajo ninguna circunstancia.

Jocosamente, la empleada que ‘administraba los ingresos’ en la puerta nos dijo inicialmente que debíamos habernos inscripto antes. Cuando le mostramos la nota solicitando la inscripción, nos señaló que de todas maneras no podíamos ingresar, ya que “sólo entraban quienes habían sido ‘invitados’” por las autoridades de la secretaría de minería. Así funcionan las cosas en esta provincia, esquilmada por la instauración de lo que un compañero de nuestra asamblea caracterizó como la dictadura mineral.

Ante tales circunstancias, sin pretender prestarnos a los juegos de violencia que desde el poder se construyen en estos casos para invertir los roles entre agresores y agredidos, nos limitamos a ejercer una entusiasta y colorida manifestación de protesta en la entrada de las oficinas de Minería, acompañados por jóvenes militantes del Polo Obrero que, sin banderas partidarias, participaron del escrache. Como es habitual en nuestros ‘actos terroristas’, las principales ‘armas de destrucción masiva’ que en este caso empleamos fueron nuestros propios cuerpos, nuestras gargantas con sus cánticos y nuestras manos y brazos para unirnos y desplegar lo que sentimos como un acto de dignidad. En el momento, y por el lapso de una hora, cortamos la calle céntrica de la ciudad, y aprovechamos para informar a transeúntes y automovilistas los motivos del corte, recibiendo en algunos casos, muestras de apoyo, en otros, los menos, algunos insultos e incomprensión por los inconvenientes ocasionados.

Ahora bien, más allá de este tipo de grave y lamentablemente reiterado hecho de cercenamiento de la participación y de acceso a la información, lo más perverso del caso reside en los ‘motivos’ por los cuales las ‘autoridades’ de la dictadura mineral cuidaron con tanto celo la exclusividad del ingreso a la sesión del consejo minero a los partícipes del entramado público-privado del gran negociado minero; es que las particulares condiciones geográficas y ambientales del emplazamiento de la mina Agua Rica hacen del proyecto un emprendimiento particularmente peligroso para el hábitar y las condiciones de vida de las poblaciones andalgalenses.


Qué tienen que ocultar? A qué tipo de debates le temen tanto?
El proyecto Agua Rica, como todos los mega-emprendimientos a cielo abierto, implica un obsceno derroche de agua y energía, elementos y recursos vitales, por estos tiempos críticamente escasos para nuestra población provincial. El proyecto requiere la disposición de una planta proveedora de energía eléctrica de 130 MegaWatios e insumirá, de acuerdo al propio estudio de impacto ambiental, 33.696.000 litros de agua por día, en una región en la que anualmente sólo llueven entre 150 y 300 milímetros. Proyecta además consumir 5.600.000 litros de gasoil por mes, volar 90.000 toneladas de montaña por día, para lo cual estima emplear alrededor de 100.000 kgrs. diarios de explosivos (ANFO).

Por si éstas no fueran razones suficientes para desestimar este tipo de explotaciones, cuyo único impulso proviene de las exorbitantes ganancias que estos emprendimientos reportan a las transnacionales que las operan y en los ingresos fiscales que alimentan la cooptación clientelar en la que se funda la dinámica política de la dictadura mineral, el proyecto Agua Rica está emplazado en las nacientes mismas de la cuenca hídrica más importante del departamento Andalgalá y que abastece del vital elemento a la inmensa mayoría de su población, tanto en sus necesidades de consumo humano como en otros usos socioeconómicos y ambientales. La explotación del yacimiento implica intervenir la cuenca, captar cauces de ríos enteros en sus nacientes y provocar desvíos de sus cursos naturales. Esto no sólo implica afectar la cantidad de agua disponible, sino fundamentalmente su calidad, ya que tales cursos de agua quedarán expuestos al drenaje ácido de mina (DAM).

Asimismo, las características de la formación geológica del cerro hacen que se incrementen las probabilidades de grandes derrumbes y avalanchas de efectos impredecibles para el ambiente y las poblaciones aledañas, agravadas por los emplazamientos proyectados de las escombreras. Distante a no más de 37 km. de la localidad de Andalgalá, esta explotación, de realizarse, implicará una verdadera espada de Damocles sobre el pueblo andalgalense. Otro aspecto grave a destacar es la localización proyectada de las colas, previstas en el propio Campo del Arenal, reservorio de aguas fósiles que, de tal modo, también sufriría el impacto del drenaje ácido de mina (DAM) proveniente del depósito de las colas.

Siendo éstos los impactos manifiestos emergentes de la propia lectura del Estudio de Impacto Ambiental presentada por la empresa, quedan todavía una serie grave de omisiones a las que dicho estudio no hace referencia y que son de crucial importancia para dimensionar la envergadura del daño socioambiental que el proyecto implica. Entre estos aspectos, cabe señalar que, como lo ha puesto de manifiesto un estudio de la Universidad Nacional de Tucumán, realizado por consultores no ajenos a este tipo de explotaciones y contratados por la propia Municipalidad de Andalgalá con el interés manifiesto de presionar para acelerar la ‘aprobación’ del proyecto, el E.I.A. de Agua Rica tiene serias deficiencias en las líneas de base de la biodiversidad, la flora y la fauna local; carece de una evaluación seria del patrimonio arqueológico comprometido por el proyecto; y decisivamente, no tiene absolutamente una línea de base del estado de salud de la población, un estudio epidemiológico y de morbi-mortalidad y sus principales etiologías existentes antes del momento de inicio del proyecto.

Todas estas falencias del E.I.A. en conjunto generan una suerte de ‘zona liberada’ para la explotación minera, ya que, sin estas referencias se procura diluir de antemano las posibilidades futuras de determinar judicialmente las responsabilidades de los ‘ejecutores privados’ y los ‘autorizadores públicos’ de una crónica anunciada de uno de los más flagrantes casos de destrucción socioambiental por parte de la minería a gran escala.

Intentar aprobar, pese a todas estas consideraciones, el proyecto de explotación de Agua Rica constituye una manifiesta irresponsabilidad pública. La completa carencia de argumentos razonables para desmentir la inviabilidad técnica de este proyecto, constituye, en suma, el motivo de fondo por el cual, el ‘tratamiento’ y ‘evaluación seria y responsable’ de este proyecto requiere hacerse estrictamente ‘a puertas cerradas’, en el más siniestro sigilo de las prácticas gubernamentales de la dictadura mineral ‘que supimos conseguir’.

Dejar fuera del debate a quienes nos oponemos con capacidad contra-argumentativa a este pornográfico proceso de expropiación ambiental, e ‘invitar’ sólo a los partícipes del gran negociado-minero-para-pocos-a-costa-del-futuro-de-tod@s, es la forma grotesca que, en estos burdos escenarios políticos, asume el montaje de simulacros de participación y consenso para ‘lavar la imagen’ de las grandes operaciones extractivas sobre nuestros territorios.


El Consejo Consultivo Minero: simulacro de participación y ‘consenso’
Un poco de memoria ayuda en esta historia a reconstruir el objeto y rol para el que ha sido creado este organismo de pseudos-participación y consulta. Fue creado en el mes de septiembre de 2007, justo después que las sesiones de la Mesa de Diálogo sobre Minería convocada por el entonces Obispo de Catamarca, Elmer Miani, pusieran al desnudo tanto las gravísimas consecuencias de la explotación minera a gran escala sobre los entornos naturales, las economías locales y la salud de las poblaciones, como la complicidad de los sucesivos gobiernos de la provincia para con la viabilización del negociado minero y el ocultamiento y negación de sus efectos más perversos.

En un documento emitido por el Obispado de Catamarca como una primera conclusión preliminar de tales sesiones, señala: “el estado provincial no estuvo preparado para asimilar el desafío de evaluar y controlar el impacto ambiental, más bien adoptó una actitud pasiva… Prevaleció una política de favorecer la radicación de las inversiones, sin dar mayor participación a la comunidad”. Ante las cada vez más pronunciadas ausencias de las autoridades de gobierno a las citas de la Mesa de Diálogo, uno de sus organizadores, el entonces Vicario General de la Diócesis, Moisés Pachado, declaró ante la prensa “el Gobierno no da el brazo a torcer al no abrirse al diálogo y la reflexión sobre la problemática ambiental… Es notable que el gobierno de la Provincia está entregado a los intereses multinacionales”.

Tales declaraciones, poniendo en blanco sobre negro lo que era y es a todas luces evidente, llevaron a la definitiva ruptura del Gobierno con las autoridades eclesiásticas de entonces y motivaron la creación de un espacio propio, el Consejo Consultivo Minero. Éste, de acuerdo a la Secretaría de Minería tendría el objetivo de “canalizar las opiniones e iniciativas que, en el marco de la legislación vigente, promuevan diferentes sectores representativos de la sociedad catamarqueña” en relación a la actividad minera. Por si hiciera falta, desde sus inicios la constitución de dicho Consejo ponía bien claros los límites del debate: la ‘legislación vigente’, que para los intereses del negociado minero deben considerarse ‘precepto sagrado’. Igualmente, las voces críticas fueron completamente esterilizadas desde la convocatoria: se dio lugar a que lo integraran la Cámara de empresarios mineros, el departamento de Ingeniería en Minas de la Universidad Nacional de Catamarca, el Colegio de ingenieros en minas, el Consejo Profesional de Geología, e intendentes, diputados y senadores de ‘áreas mineras’. En el decreto de constitución menciona también la invitación a participar a organizaciones no gubernamentales, pero hasta la fecha no se nos ha informado qué entidades civiles participan del mismo, si es que alguna de ellas la integra.

Creado indisimuladamente como un espacio de y para el simulacro, su funcionamiento comenzó con un escrache inaugural realizado por integrantes de diferentes asambleas socioambientales del Noroeste, ocasionales participantes de las Primeras Jornadas de Conflictos Socioambientales, realizadas en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Catamarca. De su creación hasta la fecha, el carácter espectral y siniestro de este Consejo se ha ido confirmando, sin conocerse su composición definitiva, la frecuencia de sus sesiones y las temáticas y resoluciones adoptadas. Éstas, como muchas otras, parecen formar parte de los secretos de estado de la dictadura mineral.

Sobre la participación de entidades civiles, vale la pena señalar acá una ‘perlita’: la ampliamente conocida por sus ‘servicios’ de actividades de ‘lavado verde’ de imagen de las empresas mineras, la Asociación civil Los Algarrobos, tiene como sede real y domicilio legal en Catamarca, las propias dependencias de la Secretaría de Minería de la Provincia, Sarmiento 982, un hecho que pone de manifiesto hasta qué punto llega la connivencia e impunidad con que se manejan estos entramados público-privados de los grandes negociados mineros. Probablemente, sea esta ONG una de las integrantes del Consejo Consultivo Minero; méritos para ‘ser incluida’ ha hecho suficientes.


San Fernando del Valle de Catamarca, 28 de noviembre de 2008.
Asamblea Socioambiental Catamarca, Kusikausay.

San Fernando del Valle de Catamarca, 28 de Noviembre de 2008.

El Consejo Consultivo Minero ‘jugando a las escondidas’.

Contrariando la declamada propaganda oficial de transparencia y ‘libre acceso a la información’, en la tarde de ayer tuvo lugar una hermética sesión del denominado Consejo Consultivo Minero, órgano misterioso si los hay, ya que ni siquiera su integración se nos ha ‘concedido’ saber.

Sin convocatoria pública previa, deliberadamente organizado ‘a puertas cerradas’ según las propias palabras del director de Minería, un grupo de ciudadanas y ciudadanos interesados en informarnos, participar y debatir sobre los proyectos ‘megamineros’ en nuestro territorio, fuimos excluidos del convite, negándosenos el acceso a dicha reunión, sin explicación ni fundamento alguno. Pese a presentaciones de notas formales y solicitudes personales, ni siquiera logramos ser atendidos por funcionario alguno, en tanto la persona que obró de interlocutora en el momento se negó a informarnos quién era ni qué funciones desempeñaba.

Si se hubiera tratado de un espacio privado donde sus ‘dueños’ ejercen el aún discutible ‘derecho de admisión’, sería todavía aceptable, pero la gravedad del hecho reside en que se trata de un espacio público, de organismos públicos en el ejercicio de sus funciones. En ese marco, el acceso a la información es, en realidad, un deber de los funcionarios, empleados, a decir verdad, de un estado de derecho que asume en su Constitución la forma republicana de gobierno.

Pero como ya lo señaló el Dip. Nacional Miguel Bonasso respecto del veto a la Ley de Protección de Glaciares, en las ‘provincias mineras’ (léase cooptadas neocolonialmente por los poderosos intereses de las grandes corporaciones transnacionales del sector y sus subordinados asociados locales) el ‘federalismo’ parece confundirse con el ‘feudalismo’: el ejercicio de un poder autocrático sobre el territorio concebido en términos patrimonialistas. Y precisamente con esto tiene que ver lo más grave –la cuestión de fondo- de los acontecimientos de ayer, ya que en dicha sesión el Consejo Consultivo Minero, suponemos, iba a abordar el tratamiento del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto Agua Rica y los diferentes estudios realizados sobre el mismo.

Como debería ser de conocimiento público, dicho proyecto tiene insalvables deficiencias técnicas que lo hacen inviable, según consta en diversos estudios –aún de consultores vinculados a la actividad minera-; el impacto destructivo sobre el ambiente local y sus afectaciones a la población hacen injustificable bajo todo respecto su aprobación.

Entre los aspectos más graves, cabe mencionar la intervención destructiva sobre las nacientes de la cuenca hídrica que abastece a toda la localidad de Andalgalá y otras aledañas, sin la evaluación precisa de cómo impactará en los balances hídricos de la región y con innegables afectaciones sobre la cantidad y la calidad del agua disponible para consumo humano y otros usos socioeconómicos; los enormes riesgos que implica el proyecto desde el punto de vista geológico, agravados por la pretendida ubicación de las escombreras y el dique de colas, aspectos todos destacados por un estudio contratado por la propia Municipalidad de Andalgalá a la Universidad Nacional de Tucumán; y las deficiencias en las líneas de base sobre la biodiversidad, flora y la fauna local, y el patrimonio arqueológico de la zona; y, decisivamente, la inexistencia de una línea de base la salud de la población incluida en la zona de impacto del proyecto.

Todas estas falencias en conjunto provocan una suerte de ‘zona liberada’ para la explotación de la minera, ya que sin precisiones sobre estas referencias no sólo no es posible calcular los riesgos socioambientales que implica el proyecto, sino que además se diluyen las posibilidades de determinar judicialmente las responsabilidades de los ejecutores privados y los ‘autorizadores’ públicos ante la posterior emergencia de casos de afectaciones graves en la biodiversidad y la sustentabilidad ecológica de la región y de su población local.

Omitir todas las implicaciones destructivas y los inconmensurables efectos negativos que implica el proyecto para aprobarlo ‘a como dé lugar’ –tal como lo atestiguan las fuertes presiones manifestadas en los últimos días-, constituye una inaceptable irresponsabilidad pública, y el conjunto de la ciudadanía que habitamos este territorio no deberíamos permitirlo.

Hacer una reunión a puertas cerradas, con la participación exclusiva y excluyente del minoritario puñado de representantes público-privado de los grandes intereses mineros resulta, ni más ni menos, un grotesco artilugio pseudoparticipativo al que nos pretenden ‘acostumbrar’ los ‘constructores de consensos’ en contextos neocoloniales, a fin de ‘jugar el juego’ de la ‘transparencia’. De nuestras acciones como ciudadanas y ciudadanos depende que nos dejemos involucrar pasivamente en los ‘juegos’ de la desposesión en marcha, o bien que, con sentido de dignidad, asumamos activa y responsablemente la defensa de los bienes comunes de nuestro ambiente.

destacados por un estudio

de la intervención sobre la formación geológica

Sólo un ejercicio feudal del poder es compatible con

Lo más grave de la cuestión es precisamente

miércoles, 19 de noviembre de 2008

ESTAN NERVIOSOS: OTRA FORMA DE PRESION DE LAS MINERAS

9 de Noviembre de 2008 | 06:00
Petitorio de empleados de la minera
http://www.elancasti.com.ar/nota.php?id=15233

Piden definiciones por Agua Rica

El secretario de Minería, José Sinner, se reunió con el arqueólogo Sergio Caletti, quien en representación de los trabajadores de la empresa minera Agua Rica entregó un petitorio con más de 2.000 firmas de pobladores de Andalgalá para que el Gobierno se expida, en la mayor brevedad posible, sobre la evaluación del Informe de Impacto Ambiental (IIA).
Sinner agradeció el interés puesto de manifiesto respecto de la actividad minera en general y transmitió tranquilidad a los trabajadores. "El organismo minero trabaja intensamente en la evaluación del proyecto para tener, con la mayor rapidez posible, la declaración del informe", aseguró Sinner.
A su vez, indicó que siguiendo los lineamientos del Ejecutivo Provincial aseguró que se trabaja con "toda la seriedad, responsabilidad y profesionalismo en la evaluación del IIA de Agua Rica, con la finalidad de garantizar la seguridad en todos sus aspectos a los andalgalenses y que el mismo sea sustentable para el departamento y la Provincia", concluyó.
Por su parte, Caletti manifestó a EL ANCASTI que los trabajadores desean preservar la fuente laboral y comenzar a trabajar en la construcción del mega emprendimiento. "Lo único que pedimos es que nos dejen trabajar para llevar tranquilidad a nuestras familias", señaló.

martes, 4 de noviembre de 2008

Santa María: Fiscal General de la Nación se reunió con el Intendente Andersch

04-11-2008 12:42:00 (Información Local)
SANTA MARIA

Fiscal General de la Nación se reunió con el Intendente Andersch

El sábado pasado visitó nuestro departamento el Fiscal General de la Cámara Federal de Tucumán con Jurisdicción en las provincias de Catamarca, Tucumán y Santiago del Estero Antonio Gustavo Gómez.

(DIARIOC, 04/11/2008) Dentro de las actividades que realizó durante su estadía, el Fiscal se reunió con el Intendente Jorge Rubén Andersch, todo el gabinete municipal, los concejales Jesús Medina y Adolfo Villagrán, además de representantes del grupo autoconvocados por el medioambiente de Santa María.

En la oportunidad, el profesional fue muy amplio en su explicación donde los principales temas fueron Actividad contaminante, materias contaminantes, delitos de contaminación, leyes sobre el medioambiente, entre otros temas, pero principalmente informó sobre el proceso judicial que actualmente recae en la máxima autoridad de la Empresa Minera Alumbrera.

Una vez culminada la reunión efectuada en intendencia, Antonio Gómez brindó una charla abierta a toda la comunidad en la Biblioteca Popular Rafael Castillo donde los presentes preguntaron respecto a los efectos, que desde la justicia, se pudo verificar sobre la actividad minera a cielo abierto, entre otros temas.

En su presentación, Gómez dejó en claro que en una causa de delito de peligro que involucra al medioambiente, no hay que probar los efectos de la contaminación, sino hay que demostrar que se ha puesto en peligro al medioambiente, sin necesidad de llevar una víctima; además explicó que es fundamental hacer las comparaciones de medidas para probar delito de contaminación.

En diálogo con el Fiscal, expresó que la principal causa de su visita a la zona fue para informar a la población sobre delitos ambientales máximamente en un área muy afectada como es ésta por la cercanía a Minera Alumbrera, la que a la fecha tiene procesado a su máxima autoridad por el caso de contaminación, “y si llega a iniciar Agua Rica tendremos que abrir la investigación penal para que siga el mismo camino”, expresó Gómez quien destacó que el ciudadano común tiene que informarse.

En este sentido, en horas de la tarde se brindó una jornada taller donde se explicó a los presentes como realizar una denuncia ambiental.

Otro de los grupos muy interesados en la visita de Gómez, fueron los vecinos del Barrio 80 viviendas Norte quienes le informaron a cerca de la situación que afecta a toda esa zona por la cercanía a las lagunas cloacales.

Queda terminantemente prohibida su reproducción total o parcial, sin expresa autorización de diarioc.com.ar


lunes, 3 de noviembre de 2008

Estupidez fundamentalista

ENTRE ESTOS TIPOS Y NOSOTROS HAY ALGO PERSONAL

Respuesta a la nota de opinión publicada en "El Ancasti" -28 de Octubre de 2008- con el título "Fundamentalismo ambiental".

"Estupidez fundamentalista"

Cuando la estupidez quiere transformarse en verdad

Siempre existieron quienes se dedican a decir públicamente estupideces, por diferentes causas:

1) por tener protagonismo y obtener réditos personales

2) porque son estúpidos y tienen un medio que les publica

3) o porque son "socios" pagados para defender lo indefendible

En el caso de esta nota de opinión, como no aparece el nombre de quien "opina" debemos descartar la primera opción.

Podríamos considerar la segunda y se muestra como segura la tercera.

El discurso pro-minero permanentemente mezcla los hechos, las palabras y los conceptos para crear confusión y continuar con su deleznable tarea de "informar desinformando".

Su estrategia es mezclar todo y descalificar a los movimientos socio-ambientales, y ya nos tienen acostumbrados a tildarnos de "ignorantes", "fundamentalistas que se oponen al progreso" o "terroristas ambientales".

Ahora esto: sugerir que estamos obedeciendo a "intereses internacionales multimillonarios".

Una estupidez armada para parecer una verdad, y en este caso la "nota de opinión" de El Ancasti se "asocia" al pensamiento minero.

Las organizaciones socio ambientales que han surgido en Argentina y que luchan en contra de la mega-minería metalífera -negocio para pocos y contaminación para muchos- están muy lejos del dueño de la CNN, Ted Turner, y de Douglas Tompkins.

Somos habitantes de este suelo y los verdaderos dueños de estas tierras y luchamos en defensa de la vida, el agua, el aire y la tierra.

Ponemos énfasis en que las mineras gastan muchísima agua pura y energía. Ponemos énfasis en que las mineras transnacionales saquean nuestros bienes comunes, mientras los gobiernos cómplices permiten que se apropien de miles de hectáreas, incluyendo reservas de biosfera protegida, glaciares y nacientes de ríos. No importa si deben expulsar a pueblos originarios o someterlos a la brutal contaminación minera.

Pero parece que este "opinador" desconoce que las asambleas socio-ambientales y los vecinos autoconvocados también se oponen a la contaminación industrial y al vuelco de efluentes cloacales sin tratamiento, al escandaloso y corrupto manejo que ejercen los gobiernos de la basura urbana y al modelo "sojero" que ocasionó la pérdida de millones de hectáreas de montes y bosques nativos para contaminar todo con glifosato y otros agrotóxicos. También nos oponemos a los "agrocombustibles" porque profundizan el modelo sojero con la premisa de malgastar los nutrientes naturales de los suelos para fabricar combustibles a costa del desalojo y el hambre de comunidades campesinas e indígenas.

Y nos oponemos a la mentira de la "limpieza" de la energía nuclear, pues a más de 50 años de su aparición, todavía nadie en el mundo sabe cómo disponer en forma segura y eficiente de los residuos radioactivos.

Tampoco estamos de acuerdo con los falsos ecologistas que nombran en la nota y con sus compras de tierras para "preservar la naturaleza".

No creemos en esta idea de "desarrollo y crecimiento" que nos proponen los intereses multinacionales y la globalización económica pues solamente producen beneficios para los capitales del primer mundo, a costa del saqueo de recursos, la contaminación, la destrucción del ambiente y de las economías tradicionales.

Ninguno de nosotros quiere permanecer "semisalvaje" como dice: creemos en el verdadero desarrollo sostenible y sustentable. El desarrollo y mejoramiento de las economías preexistentes, o nuevas, pero invirtiendo en tecnologías en armonía con el cuidado de la naturaleza y el medio ambiente., y con soberanía alimentaria.

Queremos ser un pueblo soberano y con buena salud, .y no un pueblo sometido a los designios del primer mundo que, para continuar con su loco modelo super-consumista, necesita saquear nuestros bienes comunes y condenarnos a la pobreza y la enfermedad.

La nota dice que "el desarrollo sustentable, que por definición debe armonizar lo económico con lo social y lo ambiental, nos parece una utopía absurda".

Eso no es cierto, y le preguntamos si el ejemplo de Catamarca con su alto índice de desocupación y analfabetismo o el caso del "progreso minero" de Jujuy con los niños con plomo en la sangre de Abra Pampa no son suficientes para comprender el tipo de "desarrollo y crecimiento" que nos proponen y que en su "nota de opinión" defienden.

Por eso no podemos esperar que digan algo bueno sobre las Jornadas realizadas en la UNCA, ni de los estudiantes, docentes, profesionales y ciudadanos que participaron, construyendo un espacio de expresión libre que medios "periodísticos" como "El Ancasti" les niegan sistemáticamente. Ustedes obedecen en forma demasiado obvia a los intereses de las empresas saqueantes y contaminantes y por supuesto que lo hacen a cambio de "favores" económicos y pautas publicitarias.

No es nuestro caso. A nosotros nadie nos financia ni nos paga para que emitamos una opinión. Nosotros somos trabajadores, estudiantes y profesionales que invertimos nuestro tiempo e ingresos en difundir y en luchar contra el modelo de desarrollo que ustedes quieren imponernos.

Además de atender nuestras obligaciones laborales y dedicarnos a nuestras familias, tenemos que vigilar y denunciar a los gobiernos y funcionarios cómplices (cuyos salarios pagamos), a las empresas contaminantes y a los medios informativos que pretenden "lavarles" sus sucias caras y nefastas intenciones.

Nos oponemos a los privilegios que tienen estas "empresas" mineras y que no tiene ningún otro sector productivo en el país. Nos oponemos al derroche y contaminación del agua que realizan estos emprendimientos mineros. Nos oponemos al escandaloso derroche de energía de las explotaciones mineras.

Muchas veces hemos propuesto – y lo seguimos haciendo- el debate democrático a los gerentes de las "megamineras", a los funcionarios que las protegen y a los medios que las ensalzan, pero ustedes nunca están disponibles para hacerlo. Prefieren ignorarnos o descalificarnos.

Será por eso que no somos "sofisticados" y sí somos combativos. No sólo en el NOA lo somos, también en el resto del país, y lo seremos cada vez más mientras los poderes económicos transnacionales, los funcionarios corruptos y los medios periodísticos "vendidos" sigan encarnando la "maldición de Malinche".

Los sucesos mencionados – el procesamiento de Rooney y los allanamientos de Tinogasta- si bien son procedimientos originados judicialmente, no pertenecen a la misma idea de justicia.

En el primer caso la acción ciudadana logró que lo irrebatible y contundente de las pruebas de contaminación, lleven al procesamiento en la justicia federal del ejecutivo de La Alumbrera.

En el segundo caso, el aparato judicial provincial obedeció solamente a los intereses de la minera.

¿Justicia por mano propia?

¡Déjense de decir estupideces!!!


Nota: la "opinión" está en: http://www.elancasti.com.ar/nota.php?id=12629

domingo, 2 de noviembre de 2008

FORMIDABLE APORTE PARA LA "FORESTACION DE LOS BARRIOS"

Hemos quedado apabullados por el aporte de CUATRO (4) Plantitas por parte de la Subsecretaría de Ambiente (?) de Catamarca. Se les nota una gran preocupación por el bienestar de la población.

Cosas veredes, Sancho!!


01 de Noviembre de 2008 | 06:00
Información General

Entrega de plantas

http://www.elancasti.com.ar/nota.php?id=13091

La Subsecretaría del Ambiente de la Provincia, a través de su supervisor, Santos Saragusti, hizo entrega de plantas de sombras a personal de diario EL ANCASTI en el marco del programa "Forestemos nuestros barrios". La misma entrega se lleva adelante en distintos barrios de la ciudad.

Corto Los del Algarrobo - Andalgalá Catamarca

Andalgala en el Bicentenario, Resistencia a la contaminacion y el saqueo, 2010

EXCELENTE VIDEO SOBRE ANDALGALA

Informe de Telenoche sobre los sucesos de Andalgalá

Campaña Nacional de Firmas por el NO a la Minería Química a Cielo Abierto
y la Minería Nuclear en todas sus formas

Los ciudadanos del territorio argentino decimos NO a la minería química con la modalidad a "cielo abierto" y a la minería radiactiva en todas sus modalidades (cielo abierto o por galerías).

  • Pedimos la nulidad y derogación de la Ley de Inversiones Mineras (Ley Nacional 24.196) y normas complementarias.
  • Exigimos la derogación y anulación por parte de la República Argentina del "Tratado de Integración Minero Argentino-Chileno".
  • Reclamamos el cierre definitivo y la recomposición del ambiente, según el art. 41 de la Constitución Nacional, de todas las minas abandonadas y aquellas que están funcionando y no respetan la ley general del ambiente (ley nº 25675).
  • Pedimos previa autorización expresa para la utilización de recursos hídricos compartidos de las poblaciones de las provincias potencialmente afectadas por un emprendimiento minero que se expresarán por referéndum y demandamos la participación de la autoridad ambiental nacional en caso de efectos ínter-jurisdiccionales.
  • Pedimos se respeten estrictamente los principios ambientales preventivo, precautorio y de sustentabilidad contenidos en la ley general del ambiente y la sanción de caducidad de las concesiones mineras en caso de incumplimiento.
  • Reclamamos la detención y prisión de los empresarios mineros que contaminan el medio ambiente con sus delitos y la misma condena para los funcionarios públicos cómplices.
  • Denunciamos los planes nucleares que se fomentan desde el gobierno y enriquecen a los empresarios mineros que desarrollan emprendimientos mineros radiactivos.
  • Reclamamos expresa "Licencia Social" y participación ciudadana real y efectiva previas a los procesos de autorización de actividades mineras.

¡Sí a la vida y a la dignidad! ¡No al saqueo, destrucción y contaminación!

¡Sumá aquí tu firma a este reclamo!

PROYECTOS MINEROS

PROYECTOS MINEROS